¿ Y si fuera de otro modo ?

Siempre y para todo existe otro camino, otras alternativas........ 

Es tiempo de pensar en otros caminos para Chile, ya hemos transitado el camino neoliberal de manera dogmática y éste ha comenzado a dar señales claras y observables de desgaste y contradicciones sustantivas, que socavan las posibilidades de desarrollos futuros sustentables, de hecho, los países que lo desarrollaron, y que lo impusieron al mundo, acaban de renunciar a él, esto es el Brexit y el triunfo de Donald Trump con sus políticas proteccionistas.

Por otro lado, el neoliberalismo ha demostrado su falta de equidad, y una ilimitada capacidad para producir distorsiones formidables en los distintos ámbitos de la vida social (colusión, compra de poder político, enriquecimiento ilícito, transferencia de los bienes naturales a bajo costo a favor de intereses transnacionales, tendencia a disolver instituciones democráticas, concentración de la riqueza, especulación financiera, desigualdades económicas extremas...). 

¿Qué ocurrió? Se privatizaron las empresas del Estado dañando intereses de todos los chilenos en favor de de unos pocos grupos económicos y en condiciones extremadamente favorables (una dictadura militar que no admitió oposición alguna a la enajenación de los bienes que pertenecen a todos los chilenos), se privilegio la venta de recursos naturales y la generación de servicios, así como una mano de obra barata (para ser competitivos), aunque con muy poca visión, dado que el mundo avanza a pasos agigantados hacia desarrollos tecnológicos cercanos a la ciencia ficción. Lamentablemente no tenemos un norte, un proyecto país que de coherencia a la educación y sentido a los currículum que cursan los estudiantes, ni a la inversión del estado, ni a desarrollos tecnológicos, de hecho no hay inversión en desarrollos tecnológicos, ni existe una voluntad política en potenciar nichos de alto valor agregado para el país. El "libre mercado" (que como ya sabemos no tiene nada de libre), ha generado un desorden y deterioro mayúsculo en todos las esferas de la vida  y que, en resumidas cuentas, en lo económico, nos deja a merced de la demanda de  materias primas y en medio de un mundo convulsionado, al borde de una guerra nuclear con resultados catastróficos a escala planetaria.

En estos momentos, Estados Unidos como como única súper potencia se encuentra en franca y abierta decadencia, y con ello su hegemonía y, por otro lado, emergen nuevas potencias y nuevas alianzas, nuevos bloques, nuevos mercados, y es que la configuración geopolítica, a escala mundial, está cambiando rápida y vertiginosamente, dando origen a un nuevo orden mundial, que se caracteriza por la multipolaridad. Si no nos detenemos a pensar en cómo nos insertamos en este nuevo mundo emergente, otra vez habremos llegado tarde por atender a los intereses de una minoría,  por la incompetencia de otros, y la falta de talento, visión e interés de la élite económica y la clase política. 

Rusia, China, India, Irán y otros países han decidido poner límites a la intervención norteamericana, Estados Unidos declina con una velocidad inesperada,  el Yuan asoma en los próximos años como la moneda de cambio mundial, ya está en curso el restablecimiento de la ruta de la seda, hay escaramuzas permanentes entre la Otan y Rusia (que dicho sea de paso, ha vuelto como una potencia militar insuperable), Estados Unidos está en bancarrota y tratando de reposicionarse y asegurar su esfera de influencia en el mundo, y especialmente en latinoamérica a través de "golpes blandos" y otros no tanto (como el caso de Venezuela) . Corren vientos de guerra, el punto es que nada de esto es tematizado o debatido porque los medios nos adormecen en función de los intereses geoeconómicos. No podemos pensar nuestro país al margen de estos eventos: informarse, debatir, opinar y movilizar a nuestros intelectuales y a nuestros pueblos, son una responsabilidad ética de todos nosotros. 

En este contexto, la finalidad de este espacio es actuar como filtro de información, de manera que a partir de algunas categorías o temas de interés, reuniremos reportajes, noticias, conferencias, y todo lo que consideremos interesante, confiable y relevante en relación al tema de que se trate. La interpretación y síntesis es una tarea de cada uno, de este modo, responder la pregunta que encabeza esta página es tu tarea. Urge pensar en qué queremos para nuestro país y reconceptualizar categorías como desarrollo, crecimiento ¿de quién? ¿para quién? ¿es necesario? ¿se pueden entender de otro modo?,  pero también debemos pensar otras: bien vivir o buena vida para todos, cooperación, decrecimiento, sustentabilidad........ 

La razón básica de nuestra iniciativa es el cerco comunicacional al que nos tienen sometidos unas pocas pero grandes corporaciones transnacionales, dueñas de los medios informativos, y que nos muestran una visión del mundo extremadamente sesgada y unilateral que, además, por diseño, es un mar de información inútil y funcional a los intereses del 1%  de chilenos que se ha enriquecido con este modelo, y que busca, activamente, limitar cualquier posibilidad de pensamiento alternativo, critico, disidente o simplemente diferente.